es en pt
Estás en: Inicio Información Usuarios Artículos de Interés

Artículos de interés

SALUD DEL PERRO

Prevenciones sanitarias y enfermedades

Nuestro objetivo como propietarios de un animal de Compañía es procurarle el máximo bienestar posible, que su vida transcurra con la mejor calidad posible.

Para ello es muy importante la implicación del veterinario que nos aconsejará incluso desde antes de su compra (sobre factores como selección de la raza adecuada) hasta los últimos días de la vida de nuestro animal. Los programas de prevención a lo largo de la vida del perro se hacen imprescindibles ya que evitan en gran medida alteraciones posteriores en la salud de nuestro animal que les causarían un gran sufrimiento y angustia.

Los animales acostumbran a esconder el dolor. Por eso, al adquirir un perro, se asume también la responsabilidad de observarle para detectar cualquier cambio en su manera de comportarse y en su aspecto externo.

Casi todas las enfermedades van acompañadas de apatía (es decir, de falta de interés por todo, incluso por jugar o salir de paseo) y de inapetencia. No demore demasiado la visita al veterinario. Es preferible acudir a él más veces de lo debido, que menos de lo necesario.

Importante: Las vacunaciones y curas vermífugas incluidas son medidas preventivas indispensables.

¿qué consejos nos dará el veterinario?

Además de las visitas regulares al veterinario para desparasitaciones y vacunaciones es conveniente recibir el apoyo constante del veterinario en los siguientes momentos: Cuando todavía es un cachorro

-Recomendaciones sobre correcta nutrición

-Cepillado y profilaxis dental (en especial en razas de alto riesgo como las razas miniatura y braquicefalicas)

-Control de enfermedades y parásitos

-Tratamiento del comportamiento Cuando es adulto -Controles anuales de salud -Asesoramiento sobre nutrición

-Manejo de la obesidad

-Manejo de la conducta cuando es anciano

-Control y tratamiento de las alteraciones relacionadas con la edad: fallo orgánico, enfermedad dental, problemas esqueléticos

-Asesoramiento sobre nutrición

-Controles para detección temprana de enfermedades

-Asesoramiento sobre ejercicio

Además cada vez que usted note algún comportamiento o síntoma extraño en su perro debe acudir al veterinario con el fin de que le diagnostique una posible enfermedad: Lo que usted debe hacer como amo de un perro Explicar al veterinario los síntomas apreciados Cuanto mejor explique usted lo que le ha llamado la atención sobre el comportamiento del perro, tanto más fácil y seguro podrá ser el diagnóstico del veterinario. Es importante poder responder a las preguntas siguientes: ·¿Cuándo y qué ha comido el perro últimamente? ·¿Qué aspecto tenían los excrementos?: ¿Muy fluidos? ¿Demasiado duros? ¿No había deposiciones? ¿De qué color eran?: ¿Claros u oscuros? ¿Olían excesivamente mal? ¿Eran sanguinolentos? ·¿El perro ha tenido vómitos o flujo de baba? ·¿Ha observado usted alguna cosa más fuera de lo normal? Medir la fiebre La temperatura normal del cuerpo del perro oscila entre 38 y 39º C. Valores superiores (hipertermia) o inferiores (hipotermia) pueden ser síntomas de enfermedad. Utilice un termómetro para niños irrompible y de lectura digital rápida, por supuesto este termómetro solo deberá utilizarlo para el perro. ·Unte el termómetro por delante con algo de vaselina o aceite común. ·Otra persona deberá mantener la cabeza del perro bien sujeta entre el pliegue del codo. ·Levante la cola del perro e introduzca el termómetro en el año hasta unos 2 cm de profundidad. ·Manténgalo allí durante unos 60 segundos, al tiempo que tranquiliza al animal. Dar medicinas Sujete la mandíbula superior con una mano y presione suavemente hacia abajo la mandíbula inferior. Si el perro aprieta los dientes, presione los belfos contra ellos ligeramente. Introduzca la pastilla en la boca del perro lo más dentro posible y vigile que el animal no la escupa fuera. Si le resulta difícil que la trague pruebe a introducirla en una bola de pan o de carne ·Para suministrar medicinas líquidas al perro, pida al veterinario una jeringuilla desechable (sin agua, naturalmente). Absorba el líquido con ella e inyécteselo al perro en la boca lateralmente.